viernes, 6 de septiembre de 2013

Soneto XLVI (Muchacha en la ventana)


Muchacha en la ventana de Salvador Dalí


Los negros caracoles de tu pelo
exploran los senderos de tu espalda
buscando reposar donde tu falda
adquiere redondez de caramelo.

Tú, mientras, te eternizas bajo el cielo
mirando un mar con brillos de esmeralda,
empeñada en tejer una guirnalda
con las flores marchitas de tu anhelo.

Cruzando la bahía con desgana
ves pasar la figura de un velero
brillando bajo el sol de la mañana.

Él se irá, porque ya nació viajero;
mientras, tú, seguirás en la ventana
soñando con un novio marinero.