sábado, 22 de febrero de 2020

"Estos días azules..."





“Estos días azules y este sol de la infancia” Antonio Machado,22 de febrero de 1939. Colliure (Francia)

Este es el último verso que escribió Antonio Machado. Lo encontraron tras su muerte en un papel arrugado en el bolsillo de su chaqueta  ese 22 de febrero de 1939 (hace hoy 81 años) en el exilio.

¿Por qué será que en los momentos cruciales de nuestras vidas todos volvemos a la infancia? ¿Será quizás porque la infancia de cada uno de nosotros fue ese “lugar-tiempo” donde por una vez (la única vez) nos sentimos dueños absolutos de nuestras vidas?

Me imagino al poeta en ese último día, cuando ya presentía su muerte, volviendo a aquel sol de su infancia sevillana que todo lo iluminaba, a aquellos días azules llenos de alegría, de juegos, de dicha al fin y al cabo. De esa dicha que sentimos cuando el tiempo es aún nuestro amigo y aliado y no ese monstruo en que se convierte más tarde, cuando empezamos a ser conscientes  de que día a día nos va devorando sin remedio.

Me lo imagino volviendo con el pensamiento a aquel patio sevillano que aparece ya en el primer verso de su maravilloso poema Retrato, del libro Campos de Castilla:

“Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla
  y un huerto claro donde madura el limonero…”
 
Para un hombre de la sensibilidad de Antonio, esos últimos meses en Francia debieron de ser un infierno. Sin patria, sin amigos, sin alegría, sin vida…con el único consuelo de cuidar de su madre anciana y enferma, como él. Recurrir entonces a aquellos lejanos días azules era el único aliciente de un poeta elevado con todo merecimiento a los altares del Olimpo poético, pero después, mucho después de su muerte.

Y es que por entonces, en ese gélido invierno de 1939, Machado era solo un exiliado más de aquella España gris y cainita donde los vencedores representaban todo aquello que él siempre despreció: el autoritarismo, la barbarie, el odio y la venganza.

Sí, me imagino al poeta en ese breve tiempo del exilio, cuidando de su madre anciana y recitando una y otra vez aquellos versos suyos tan certeros y premonitorios:

“Al borde del sendero, un día nos sentamos.
 Ya nuestra vida es tiempo y nuestra sola cuita
son las desesperadas posturas que tomamos
para aguardar…Mas Ella, no faltará a la cita.”

¿Se hará algún día justicia con Antonio Machado? ¿A qué esperan los sucesivos  gobiernos de esta democracia nuestra para trasladar sus restos al lugar donde vivió su feliz infancia y juventud, a su Sevilla natal? Creo que ya va siendo hora. Ningún país europeo se quedaría cruzado de brazos ante una situación así, ningún gobierno sería cómplice de semejante afrenta para con uno de sus más grandes poetas.










jueves, 16 de enero de 2020

Enero en la ventana






Ahí afuera,
 el vibrante silencio rompe todo equilibrio.
La luna se ha plantado –redonda, anaranjada-
sobre la vieja ermita que vela en La Montaña
por todas nuestras almas.
Venus tiembla en lo alto con brillos indecisos.

Palidecen de frío y abandono
las pálidas camelias del parterre .
Y el césped del jardín, se arropa poco a poco
con la sábana blanca de la helada.

Enero se presenta sin tapujos,
sin máscaras amables,
y me deja su aliento congelado
por todos los rincones de la casa.

La luna se ha escondido tras unas nubes negras
que sueñan con ser lluvia en la alborada.
La noche fluye gélida y hermosa.

Tiritando de frío y de nostalgia
de otras noches como esta junto al fuego
de tu cuerpo de ninfa apasionada,
me voy de la ventana.

Junto a los troncos muertos que crepitan
en la cálida y roja chimenea,
se adormece mi alma.
                                                                               Enero-2019