martes, 27 de junio de 2017

¡Arde Doñana!


                                                                                        
 "Vestido de luto,con mi barba nazarena y mi  breve sombrero negro,debo cobrar un extraño aspecto  cabalgando en la blandura  gris de Platero...los chiquillos gitanos...corren   detrás de nosotros chillando largamente:     ¡El loco! ¡El loco!"    Juan Ramón Jiménez-"Platero y yo"
                                                                                                 
                                                                                                                                                                  
                                                                                                 

Por los caminos blancos que transitó aquel poeta loco (¡bendita locura!) que soñaba poemas a lomos de un burrito de plata, llega estos días hasta Moguer -su pueblo- el aire irrespirable de la locura del mundo (¡maldita locura!), de un mundo que, definitivamente, ha dado la espalda a todo lo que respira poesía que, al fin y al cabo, es todo si se sabe mirar como lo hizo él, con los ojos del enorme poeta que era.

Un mundo que se olvidó de Platero, de Juan Ramón y del Pino de la Corona, aquel pino del cerro del que escribió: "...me gusta acercarme a su tronco y acariciárselo y mirar al cielo a través de su enorme y clara copa"

Ojalá los hombres -todos los hombres- entendieran que a los árboles también les gusta que los abracen y sintieran la necesidad de hacerlo. ¡Cuánto mejor sería encender sus venas de árbol con el fuego del corazón humano que encender sus ramas con el fuego voraz y destructivo del odio y la codicia!


" Platero -le dije a mi burrillo-, vamos a esperar las Carretas. Traen el rumor del lejano bosque de Doñana, el misterio del pinar de las Ánimas..."

                                                                                                        Junio-2017