sábado, 17 de diciembre de 2016

Peregrino


                     


Esta baldía soledad poblada
que aletarga el batir de mi aleteo,
este vagar sin ir, este paseo
por la orilla de un alma atormentada,

me dicen que, de todo, apenas nada
paró en dogma de aquello en lo que creo,
en tesoro de aquello que poseo
o en sueño placentero en mi almohada.

Y es que viví cual ciego peregrino
poniendo en mi viajar todo el empeño
por afrontar el rol de mi “destino”

y  me dejé olvidado tanto sueño,
tanta canción de amor por el camino,
que hoy apenas de nada soy ya dueño.

                                                    Soneto LXIV-2016



miércoles, 23 de noviembre de 2016

Telarañas




Nunca conocí a nadie como ella. Reía a carcajadas mientras lloraba por dentro. Incluso hacía reír a quienes rodeaban su tragedia. Mas, ninguno se dio cuenta de nada, nadie se percató del sentido último de su risa fingida. Nadie excepto yo. Me di cuenta enseguida, en una de aquellas primeras tardes de octubre nubladas y aburridas. Esa tarde se reía de todo, de las cosas más nimias. Y mientras se reía, miraba con  angustia  las feas telarañas de aquel antro sin alma. Pero yo ya sabía –lo aprendí de una diosa imposible y lejana- que cuando alguien ríe de verdad, mira siempre a los ojos de los otros, de los que ríen con él, nunca a las musarañas y menos a las telarañas…Por eso me di cuenta.Y enseguida pensé: “Su alma está también prendida en telarañas de tristeza por las que seguramente desfilan legiones de gotitas del rocío con vocación de lágrimas…”

Unos meses más tarde -¿recuerdas?- me dijiste aquello tan bonito de “tú me quitaste todas las telarañas de mis sucios rincones”.Pero las arañas son laboriosas, no paran de tejer siniestros hilos. Por eso regresaron a tu alma. Y esta vez fui yo, con mi adiós incomprensible y repentino, el que las despertó de su plácido sueño. Y no tengo perdón, bien que lo sé. Pero tal vez te sirva de consuelo saber que yo también terminé cayendo en una sucia red de telaraña, más grande aún que la tuya, más siniestra: la dolorosa telaraña de tu larga ausencia, de tu eterno olvido.







jueves, 3 de noviembre de 2016

Romance de la noche negra (Homenaje a Lorca)

                  
Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, Granada,1898-Viznar, Granada-1936

La fuerza de su poesía me animó siempre a escribir de forma auténtica y ,sobre todo, a escribir con el corazón, como lo hizo él .Sirva este pequeño homenaje para agradecer su generosa entrega a la poesía y al teatro durante toda su corta vida.


Romance de la noche negra.


Se oyen coplas escondidas 
en la noche de Granada.


”El corazón que tenía en la escuela 
donde estuvo pintada la cartilla primera,
¿está en ti, noche negra?” 


Coplas en la madrugada 
sobre cuerdas de guitarra.
Misterio, duende y pasión.
Y a la sierra de Granada,
se le enciende el corazón.

La copla vuelve a sonar…

”Pasaron cuatro jinetes 
sobre jacas andaluzas 
con trajes de azul y verde,
con largas capas oscuras” 


¡Que ya vienen! ¡Que ya vienen! 
¡Traen el odio en sus miradas! 
¡Que están llamando a la puerta! 
¡Que ya tu suerte está echada! 

Voces roncas por el llanto…

”Y a las nueve de la noche 
lo llevan al calabozo 
mientras los guardias civiles 
beben limonada todos” 

Agarrado a los barrotes 
de una celda oscura y fría,
vas repartiendo tus versos 
de vida por los caminos.
Una luna blanca y seria 
te mira desde lo alto 
y llora por tu destino.

Lamentos de soledad…


”Era madrugada. Nadie 
pudo asomarse a sus ojos 
abiertos al duro aire” 



Bajo la luna de plata 
y entre los olivos verdes,
solloza la madrugada.
¡Ya te llevan, Federico,
por los caminos desiertos 
hacia la noche olvidada.
Y hasta los juncos del río
lloran lágrimas amargas 
que les regala el rocío. 

¡Ay, que se lo llevan, madre! 


“Cuando las estrellas clavan 
rejones al agua gris…
voces de muerte sonaron 
cerca del Guadalquivir” 


Escudos de yugo y flechas 
sobre camisas azules;
corazones prisioneros 
por el odio y la ignorancia,
apuntaron sus fusiles.
Una descarga cerrada 
resonó en la madrugada. 

La copla llorando va…

“Ay, qué camino tan largo!
¡Ay, mi jaca valerosa!
¡Ay que la muerte me espera 
antes de llegar a Córdoba!”
 


Cuatro cuerpos inocentes 
besaban la tierra inerte 
sin saber por qué morían.
Las estrellas se encendían 
por el lado de poniente. 

¡Ay, triste noche sombría! 
Hoy, bajo la luna fría,
han dado muerte al poeta
pero vida a su poesía. 

            marzo-2011 (Reedición)







jueves, 22 de septiembre de 2016

Aquella tarde al pairo de sus ojos


Era la tarde bálsamo propicio
para el alma enclaustrada
en una piel ávida de otras manos.
El aire de septiembre se filtraba
por mis poros abiertos a la vida.
A la imaginación le crecían alas
para volar hasta los altozanos,
vecinos permanentes de lo azul.

Todo me olía a nuevo calle abajo
y el destino jugaba al escondite
detrás de cada esquina
con mis tercos anhelos, tan frágiles, tan niños;
con mis deseos ocultos de mancillar la tarde
a fuerza de ansiedad.
Todo era en mí un gritar desgarrado y profundo
que oía sólo yo.

La plaza hervía de vida y juventud.
Entre bromas y voces, estallaban las risas
de las locas muchachas que pasaban
sin apenas mirarme, como siempre,
como era habitual
incluso con mis veinte y pocos años.
Y las llamaba a gritos,
desde el fondo revuelto y magullado
por años de doctrina y soledad
de mi alma sedienta.

Y, de repente, ellas.
Venían con las mejillas encarnadas
cual náyades traviesas
volando entre paisajes ideales
inventados por mi imaginación calenturienta
de rapsoda perverso.
Me traían la brisa de los dulces veranos
allá entre los olivos de nuestra adolescencia.

Me hablaron de los tiempos en que el mundo
era un limpio remanso
donde flotaba aún cual nenúfar rosado
nuestra bella amistad.
Eran amigas fieles de juegos infantiles.
De tardes de paseo en pandilla
junto al río revuelto y juguetón
de los catorce años.

Pero no venían solas.
Por detrás de sus labios abiertos al recuerdo,
descubrí una sonrisa angelical.
Era de una belleza tan franca y oportuna,
que me quedé colgado del brillo de sus ojos
y ya no escuché más.
Se llamaba milagro, providencia, regalo…
¿su nombre? ¡Qué más da!
Llevaba tanto tiempo esperando esa mirada,
que nada me importaba, sólo ella,
su grandiosa presencia
revistiendo la tarde de trigales dorados
del color de su pelo,
de atardeceres ámbar
del color de sus ojos,
con túnicas de seda
del color de su piel.

Sin medida la amé cuanto sabía de amores,
con mi forma de amar de rapsoda sin mundo
y ella, sin perder para nada la sonrisa,
se dejaba querer.
Lo nuestro duró un año, un suspiro en el tiempo.
Una tarde de estío, se marchó
en busca de otras manos más cálidas, más vivas que las mías…
No supe retenerla.
Cuando llegó septiembre, otro septiembre,
volví a bajar las calles con el alma encogida.
La busqué sin descanso por todos los rincones,
en todas las miradas,
en cada atardecer cárdeno y malva.
La llamé con mi voz rota de frío
de mil noches en vela,
con la luz de esperanza de cada amanecer,
con cada luna llena,
con cada lluvia amiga, compañera de versos doloridos
buscando su recuerdo…
pero todo fue inútil.

Llegaron otros días, incluso otros amores.
Pero jamás conseguí desterrar
de mi triste memoria
la dulzura infantil de su eterna sonrisa
ni aquella tarde mágica que me llevó en volandas
por mares procelosos,
sin brújula, sin norte,
sin rumbo definido
al pairo de sus ojos.

sábado, 6 de agosto de 2016

Fragancias






A veces dudo si besé tus labios
y sé que los besé porque aún conservo
ese dulzor de eterna madrugada
entre estos labios míos ya desiertos.

A veces dudo si abracé tu cuerpo
y sé que lo abracé porque aún siento
que se abrasa mi piel cuando a la tarde
salgo a gritar tu nombre contra el viento.

Te amé, sé que te amé, aunque no pueda
decírtelo a la cara noblemente:
dejé que te marcharas, corza herida,
y tu adiós me dejó herido de muerte.

En noches como esta, cuando el aire
me regala fragancias ya olvidadas,
regresa a mi memoria aquel perfume
que exhalaba tu piel cuando me amabas.




jueves, 21 de julio de 2016

Religiones



El primer signo de humanidad en aquel primer simio que amaneció humano fue seguramente el asombro y uno de los significados de la palabra asombro es "gran admiración".Y eso es precisamente lo que debieron sentir aquellos primeros homínidos ante la potente luz del sol o ante la inmensidad del mar. El mismo asombro que sentirían más tarde ante la fuerza destructora del fuego o ante la magia de la tierra, capaz de hacer brotar una nueva planta a partir de una diminuta semilla...No es de extrañar por tanto que aquellos primeros hombres comenzaran a sentir respeto primero y adoración después por todas esas maravillas naturales. Se puede decir que así fue como nació la primera religión en el mundo, una religión natural definida por el diccionario de la RAE como "religión descubierta por la sola razón y que funda las relaciones del hombre con la divinidad en la misma naturaleza de las cosas".
Fieles a esa definición se sabe que la mayoría de los pueblos de la antigüedad fueron pueblos muy religiosos. Celtas, Iberos, Tartesos, Fenicios...y otros muchos pueblos posteriores, amaron y respetaron a la naturaleza porque la consideraban su dios. Así de sencillo y así de mágico a la vez.

Pues bien, llegados a este punto yo me pregunto, ¿no era suficiente con esa religión natural para hacer del hombre un ser respetuoso  con su entorno y con sus semejantes? ¿Acaso al adorar a la naturaleza no adoraban a su vez a un hipotético creador de la misma? Y esa adoración, ¿no les hacía más humanos y tolerantes e incluso más solidarios? Yo siempre he creído que sí, que así era. Y la historia de esos pueblos lo prueba. La mayoría, pueblos pacíficos que se dedicaban a la agricultura, a la ganadería, al comercio y que solo guerreaban cuando se sentían atacados por otros pueblos.

Pero con el paso del tiempo, todo se complicó. De la religión natural se apropiaron los sacerdotes de turno para acomodarla a los intereses de quienes les pagaban que no eran otros que aquellos que tenían como proyecto dominar a los demás. Y así, a esa religión primera natural y espontánea la ahogaron con otra religión más sofisticada y artificial donde el objeto de culto no era ya el árbol o el sol sino un dios omnipotente y justiciero como el creador de todo eso. Un dios que premiaba a los buenos (a los sumisos) y castigaba a los malos (a los rebeldes) con las terribles llamas del fuego eterno. Un dios, en definitiva, hecho a la medida de los clanes dominantes para controlar por medio de esa religión a las masas. Y lo malo es que lo consiguieron con creces. En la actualidad se desconocen o casi nadie se acuerda ya de aquellas religiones primitivas pero nobles a la que los modernos predicadores se apresuraron a calificar de salvajes, de herejes, cuando todos sabemos que son precisamente las  religiones modernas las que más salvajemente se han comportado al producir por su causa tantas guerras como las producidas por todas las demás causas juntas.

Y aquí seguimos, orando en el interior de esos enormes templos a un dios invisible sin mirar para nada a la naturaleza de la que somos parte integrante y que nos mantiene vivos. Aquí seguimos, adorando a imágenes hechas de yeso y madera y vestidas con ricos mantos bordados en oro y plata mientras media humanidad se muere de hambruna. Aquí seguimos, orando en la sequía para que los santos nos manden la lluvia y orando en la Semana Santa para que no nos la mande. Aquí, seguimos contaminando el aire y el agua, los elementos más necesarios para la vida, sin acercarnos nunca a meditar a la orilla de un río de aguas (cada vez menos ) cristalinas.

Y aquí siguen defendiendo a capa y espada el valor de la caridad en lugar del de la justicia. Prohibiendo el sexo fuera del matrimonio mientras los propios predicadores abusan sexualmente de niños indefensos. Prohibiendo el aborto en todos los casos mientras bendicen guerras que se llevan por delante a miles de inocentes. Ignorando la miseria del mundo mientras se rodean de lujo y riquezas...

Y aquí sigue la humanidad, venerando a los predicadores y adorando a un dios que en todos estos siglos no ha dicho ni pío. Un dios que ni sabe ni contesta, inventado por los hombres (cada civilización tiene el suyo). Un dios por el que algunos siguen matando a los que adoran a otro dios distinto del suyo.  Son los descendientes de aquellos primeros sermoneadores  que un día dieron la espalda al único dios razonable, cercano, justiciero y bondadoso, la madre Naturaleza: el único dios capaz de mantener unida en paz y armonía a toda la humanidad.


sábado, 25 de junio de 2016

Haikuaforismos ( II )




1
Vago sin rumbo
y en mi vagar te sueño,
mujer de espuma.

2
Besos de sal
son los que el mar se deja
en cada roca.

3
Tus besos fríos
congelaron mi alma,
témpano errante.

4
Sólo para romperlo
está el cristal de hielo
que nos separa.

5
Por el estrecho
sendero entre los muslos
se va a tu valle.

6
Son tuya y mía:
tuya la indiferencia;
la angustia, mía.

7
Tiemblan tus labios
cuando dices bajito
que no me amas.

8
Con  tu silencio
enmudeció la música
que en mi habitaba.



martes, 17 de mayo de 2016

Tu nombre




Aquí sigo,

aprendiendo a decir tu nombre sin adornos,

desnudo de ropajes.

Probando a recitar sus mágicos fonemas

sin arreglos de orquesta,

sin bellas melodías.

Intentando hacer simple su grafía

maquillada de gótico tardío.

Lo intento cada día.

Lo desmenuzo en sílabas viajeras

y fabrico con ellas

poemas de distancias y de olvido.

 

Mientras tanto,

aquí sigo.

Es posible que dentro de unos meses,

de unos años tal vez,

pueda volver a pronunciar tu nombre

sin que me duela el alma.

Hasta entonces,

las letras de tu nombre para mí,

en cada nueva aurora

o en cada atardecer cárdeno y malva,

serán dulce castigo.


                            Agosto-2011
                

domingo, 8 de mayo de 2016

Libélula





                                En leve vuelo, tus alas de cristal
irisadas al sol de la alborada
elevan sobre el lienzo del estanque
tu ingravidez de ninfa solitaria.

Espadilla de efímera existencia
que asombras con tu gracia al universo
es prodigio de técnica y belleza
                                el etéreo batir de tu aleteo.

Criatura quebradiza en apariencia
                                serás siempre la reina del remanso,
curioso predador de cien mil ojos,
bella herencia de un  tiempo cuaternario.


sábado, 30 de abril de 2016

La margarita

                                                               De la red



Un día se encontraron.
Se conocieron.
Ella dijo que él era una persona muy sensible.
Él dijo que ella también era una persona muy sensible.
Ella llegó a la conclusión de que eran almas gemelas.
Se conocieron más a fondo.
Y ella se enamoró de él.
Él, aunque también muy enamorado, tenía algunas sombras de dudas.
Por esa razón, se fue a ver a un jardinero al que contó sus cuitas.
Y el jardinero le dio una margarita.
Él se marchó deshojando la margarita y, cuando le salió el SÍ, corrió veloz al lado de su amada para declararle su amor…

Pero cuando él llegó, su amada se había ido del brazo del jardinero.
Y él se quedó mirando el tallo pelado mientras pensaba en lo efímero que puede llegar a ser el amor, tan efímero como las hojas de una margarita…





viernes, 22 de abril de 2016

A un espíritu libre


                                     
De la red




Ayer supe de ti después de tanto tiempo
y recordé tus trenzas a los catorce años
como dos centinelas que guardaban celosas
tu adorable sonrisa de inquieta adolescente.
Y recordé tus ojos de un azul contundente,
dos zafiros robados a la tierra salvaje
en las lejanas minas de un país oriental
para ser engarzados en el marco perfecto
de tu atezado rostro de princesa gitana.

Ayer…ayer supe de ti.
Me dijeron que habitas en el reino del viento
y con él vagas libre, sin rumbo, sin destino, 
siguiendo sus vaivenes, sus giros caprichosos,
bebiéndote la vida sin ahogarte en sus aguas.
Y no me sorprendí, sabes que te conozco.
Tú nunca regresabas al punto de partida.
Tú jamás te volvías a mirar unos ojos
tras dejarlos bañados en lágrimas amargas.
Con tu feroz belleza derruías murallas,
con tu loca pasión ahogabas voluntades
y después te alejabas del lugar del naufragio
dejando los cadáveres pudriéndose en la playa
bajo el tórrido sol del eterno abandono.
Ni el frío, ni la lluvia, ni el calor, ni la niebla
lograron retenerte entre cuatro paredes.
Tú salías cada noche a buscar el amor,
 un amor sin amarras, sin cargos ni  promesas.
Nunca supiste amar una vez solamente,
nunca bebió tu sed de fuente solitaria:
tú anhelabas beberte todo el mar, sorbo a sorbo…

Ayer supe de ti y volví a preguntarme
después de tanto tiempo si aún recuerdas mi nombre.
Supongo que ya no, que para ti soy nada
cómo mucho, si acaso, un número en tu agenda,
una luz mortecina en tu cielo fulgente…

Ayer supe de ti y se me vino encima
como un alud de rocas pesadas, colosales
el muro aquel de adobes que un día levanté
con la firme esperanza de separar por siempre
de mi frágil memoria tu incendiario recuerdo.

Ya ves, no te olvidé, nunca pude lograrlo,
¿acaso puede alguien olvidarse del cielo
cuando el cielo gimió un día entre sus brazos?



jueves, 14 de abril de 2016

De blogs y aniversarios



El próximo 16 de abril se cumplen nueve años de la puesta en marcha de este blog  (“Paisajes que retornan”) aunque no fue hasta 2010 cuando realmente comenzó a ser un blog activo.

No recuerdo muy bien qué fue lo que me movió a abrir un blog en Internet, tal vez fue el hecho de que tenía algunos poemas guardados desde mi adolescencia y me decidí a darlos a conocer viendo la oportunidad que me ofrecía la red.

Recuerdo esos comienzos allá por 2007 con algo de miedo a que alguien conocido pudiera acceder a mi intimidad a través de mis poemas, cuestión de pudor supongo. Hoy, después de casi 300 entradas y más de 150.000 visitas, puedo asegurar que la existencia de este blog (y de otros que tengo o tuve activos) me ha cambiado la vida.

Y no hablo solamente de simple entretenimiento, no. Aparte de eso, que también es importante, el hecho de tener un blog activo te permite conocer a mucha gente que opina sobre lo que escribes y, al hacerlo, te ayudan de alguna manera a conocerte mejor a ti mismo.
Un blog es un vehículo que te lleva hasta el arte y la creatividad de los otros permitiéndote a la vez mostrar tu arte y tu creatividad. Y esa relación genera una corriente entre personas que, aunque alejadas en el espacio, terminan por ser cercanas en cuanto a los sentimientos, dándose el caso de que entre ellas termina casi siempre por surgir la amistad e incluso el cariño, algo impagable y, para mi, impensable cuando comencé esta aventura.

Por tanto y desde aquí solo me queda dar las gracias más efusivas a todos aquellos que alguna vez se asomaron a algunos de mis blogs y compartieron conmigo su tiempo y su amistad. Gracias.

Por mi parte desearos lo mejor y, aunque mi deseo es seguir unido a todos vosotros a través de estos blogs, lo cierto es que todo tiene un fin y no quería irme un día sin dejar constancia de mi agradecimiento por todos estos años de poesía y bella amistad.

Un abrazo inmenso a todos, seguidores y ya, también amigos.



sábado, 2 de abril de 2016

Mariposas






Pasaron por mi vida
como las mariposas:
en un vuelo fugaz,
sin detenerse apenas
a oír mi corazón
de amante desolado.
Mas, cuando se marchaban,
lejos ya de sus alas,
todo era silencio
y me envolvía la noche
con su manto siniestro
de pálidas estrellas

Algunas eran blancas,
llegaban limpias, puras
a mi sed milenaria.
Me dejaban sonrisas,
envolventes miradas
y un candor tan patente
que saciaban mis ansias
con solo contemplarlas.

Otras llegaron solas,
perdidas, apenadas,
huyendo de otros brazos.
Buscaban mi calor
de hombre comprensivo
y honesto. Me contaban
sus penas entre llantos
y yo, las consolaba
ofreciendo mi hombro
para secar sus lágrimas.
Más tarde, ya repuestas,
emprendían el vuelo
en busca de los brazos
que antaño despreciaban.

Y un día de primavera
llegó la más hermosa,
la menos esperada:
mariposa infeliz,
solitaria y errante
huyendo de sus miedos.
Traía nieve en su vuelo
y fuego en su mirada..
Polilla generosa
que todo me entregaba
sin pedir nada a cambio.
Ella me hizo sentir
que el mundo no es tan malo
como yo imaginaba.

Un tarde invierno
cuando el viento azotaba
nuestros cuerpos cansados,
una ráfaga helada
me apartó de su lado,
me arrastró tras las huellas
de un sueño peregrino.
Me olvidé de sus alas,
de su aura de luz
y la dejé perdida
en mitad de la noche.
Una intensa nevada
puso un vestido blanco
a su nuevo fracaso.
Supe que me lloraba.

Hoy me hiere el recuerdo
de sus ojos abiertos
en cada madrugada.
Mariposa infeliz…
¡nunca otra mariposa
fustigó así mi alma!