miércoles, 13 de mayo de 2015

Soneto LIX (Vuelos)




Quedó desierto y mudo el parque de mi vida

aquel repleto siempre de risas y canciones,
aquel donde manaba la vida a borbotones
cual rumorosa fuente de júbilo vestida.

Un día,de repente,comienza la partida:

se marchan al encuentro de nuevas emociones,
hacia una vida nueva repleta de ilusiones
en busca de un futuro de senda florecida.

Es normal, ley de vida,crecieron y volaron

hacia un cielo infinito en busca de sus sueños
dejándonos a solas con nuestra soledad.

Los hijos son tesoros que un día nos legaron

que ya nacieron libres cual pájaros,sin dueños
para volar ufanos en pos de su verdad.