martes, 17 de mayo de 2016

Tu nombre




Aquí sigo,

aprendiendo a decir tu nombre sin adornos,

desnudo de ropajes.

Probando a recitar sus mágicos fonemas

sin arreglos de orquesta,

sin bellas melodías.

Intentando hacer simple su grafía

maquillada de gótico tardío.

Lo intento cada día.

Lo desmenuzo en sílabas viajeras

y fabrico con ellas

poemas de distancias y de olvido.

 

Mientras tanto,

aquí sigo.

Es posible que dentro de unos meses,

de unos años tal vez,

pueda volver a pronunciar tu nombre

sin que me duela el alma.

Hasta entonces,

las letras de tu nombre para mí,

en cada nueva aurora

o en cada atardecer cárdeno y malva,

serán dulce castigo.


                            Agosto-2011
                

23 comentarios:

  1. una dulce condena lo de mantener letras en la memoria que nos digan todo

    ResponderEliminar
  2. Dulce castigo...que contradicción...pero el amor tiene esas cosas. Bello poema el tuyo, Joaquín
    Lindo martes
    Fina

    ResponderEliminar
  3. Seguro que tu protagonista volverá a pronunciar ese nombre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sé lo que sientes !!!!!!!!!! HERMOSO !! Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. No nombrarla no te va a aliviar, tal vez sea mejor convencerte que ese nombre te hizo mal. Una muy buena poesía, al menos te inspiro bellos versos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Hermoso poema, de un gran romanticismo, Joaquín!
    Te felicito por tu blog porque es precioso. Parece un jardín de flores vivas.
    Las banderitas me encantaron tanto que me las llevo jeje( el traductor que tenía no era muy bueno).
    Abrazos y nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
  7. Es verdad que a veces, por mil motivos cuesta pronunciar ciertos nombres, lo importante sin embargo es que lo que nos inspiren siga siendo bonito.. luego el tiempo hace su trabajo y con suerte lo que sea que duela al pronunciarlos se atenúa ... aunque teniendo en cuenta que este poema es de 2011 espero que tras cinco años cuando pronuncies su nombre ya ... sonrías ;)


    Un beso muy grande JOAQUíN , feliz noche y resto de semana!

    ResponderEliminar
  8. Quitarle los adornos a un nombre, es quitarle los: querida, los amada, los te quiero.
    Es la única forma de comenzar a olvidar.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  9. La pérdida de una algo que deja huella, siempre será lesivo y dejará latentes cicatrices que no se cierran del todo...aunque desde la metáfora se palié ese desdoro, amigo Joaquín...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. cosa más bella y qué importante
    el nombre
    imborrable en el corazón

    "tu nombre lo recuerdan las flores y hasta los ruiseñores
    lo aprendieron de ti"
    sin querer me he recordado de esa frase tan hermosa de una canción

    ResponderEliminar
  11. La vida nos sorprende más de una vez, y lo que parecía perdido reaparece, se engancha de nuevo a lo que siempre siguió vivo, y nos hace retornar a un ayer que jamás se marcho más que en nuestro pensamiento. Me alegro que recuperes estas letras tan bellas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy hermoso este poema.

    Me ha encantado leerlo.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  13. Uff! Qué duro pero que bello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Espero que casi después de cinco años, no duela
    solo abrace, acune y provoque esa sonrisa de haber sentido , de haber sido

    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Escreves de forma hermosa y fantástica, Joaquín...
    Tinha já muchas saudades de ler o k tão bién escreves.
    un poema de dor y de esperanza. no início es difícil pronunciar, olvidar o nombre da pessoa amada e k por algum motivo deixou nuestra vida, pero o tiempo es mestre y senhor de todo.
    parece contradição, aliás é contradição, dizer un nombre de corazon desfeito, pero con ternura.

    Não foi fácil chegar a este teu blog, pke yo no tengo Google+, por opção. como aceder a os teus outros dos blogs?

    Creo k sabes k fui operada a mano dta, una vez en março, outra em abril e es muy difícil para mim escrever, pero tengo nueva entrada k una amiga passou para o PC. escrevo, solament con a mão esquerda.

    Abraço e buena semana.

    ResponderEliminar
  16. Un poema duro, y a la vez de una excelente belleza, aquí estamos todos, con la espalda cada vez más cargada de peso.Un poema para llevarlo siempre en el bolsillo.
    Un placer visitarte.
    Te comento Joaquín, últimamente he estado muy liada y desconcertada con mi bloc de Rodar Y Volar, se ha quedado estancado y no actualiza las entradas, lo he intentado todo hasta que he tenido que desistir, ahora estoy publicando en este, por si quieres visitarme,
    https://factoriapoetica.blogspot.com.es/
    Te mando un fuerte abrazo, me llevo tu bloc al nuevo para no perderme ningún escrito.
    Besossss!

    ResponderEliminar
  17. Maestro, cuánto puede la anáfora, para - a pesar de la reiteración- observar el dolor del amor, en ese "aquí sigo", que busca acomodarse a la ausencia, a la distancia, para que no duela. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  18. El romanticismo y la tristeza en un poema, el dulce castigo.

    ResponderEliminar
  19. ay, tristeza, tú que vuelves!
    de quién, sino de todos como nadie, es el último atardecer,
    el nos canta y cantamos
    antes de llorarlo en vida?

    poema redondo, el tuyo. Genial

    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Ya veo que el poema es de hace unos años, pero siempre tan hermoso lo que escribes, con esa nostalgia que caracteriza al poeta (que no quiere decir que sea la persona).
    Es del todo posible que se pueda pronunciar el nombre de un ser amado con el paso del tiempo, sin que duela, porque todo pasa y todo llega… bueno, al revés es más lógico.
    Me encantó, me ha resultado muy originales algunas de las metáforas que has empleado.
    Me ha gustado mucho tener un contacto verbal contigo Jero.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hay nombres que llevaremos como un dulce castigo tatuados por vida en el corazón.
    Es precioso!!

    Besos, mi querido poeta.

    ResponderEliminar
  22. Espero vaya todo bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Espero que no sean años y ese dulce castigo cambie para pronunciar el nombre delante de loa persona amada. Bello y a la vez triste poema amigo Joaquín.

    ResponderEliminar