sábado, 25 de enero de 2014

Balcones




                                           Fotografía tomada de la red (http://perezjulio.blogspot.com.es/)


(Con todo mi cariño, a mis padres y tíos -a mi familia- que crecieron a golpe de privaciones y estrecheces en los peores años de aquella España en blanco y negro de la posguerra.)



Antes incluso de aprender a hablar,
ya contaba balcones por las calles
agarrado a tu mano,
presintiendo que había nacido rico
en abrazos, en risas y en cariño.
Supongo que por eso me admiraban
-algunos me envidiaban-
aquellos que paraban a mirarnos
(ellos ya habían perdido sus riquezas).

Yo era el rey de unas vidas rebosantes
de esperanzas posibles
a pesar de los tiempos,
a pesar de las clases sociales, de las castas,
a pesar del origen.

Y era mi boca abierta y desdentada
mostrando su rosada candidez,
la que inyectaba fuerza y entusiasmo
a sus negros destinos.

Ellos reían, sí, pero sus risas
eran solo bengalas en la noche
que apenas aluzaban las orillas
del río que los llevaba.

Mi risa, en cambio, era
como esa fina lluvia del otoño
que empapaba sus almas amustiadas,
ávidas de fecundas sementeras.

Yo fui el rey de sus casas, siempre frías
y alegré con mi cántico de infancia
sus vidas miserables,
sus escasos momentos de asueto y de ternura.

Antes incluso de aprender a hablar,
ya llenaba de risas las mañanas
agarrado a tu mano,
ya sabía que había nacido rico
en caricias, en besos, en amor,
aunque aún no supiera
que todo ese tesoro ya venía
con una fecha de caducidad.

Y esa fue la razón
de que todo pasara, como pasa la tarde
detrás de una ventana.
Ahora sólo recuerdos han quedado
de aquel inmenso mar de sensaciones
que se empieza a secar cuando ponemos
almenas a las torres de la infancia.






42 comentarios:

  1. Estremecedor poema; me emocionan esos recuerdos que no me son ajenos; que ese tiempo lo llevamos en el alma aquella generación entonces niños alimentados con el cariño familiar para ocultarlos la tragedia que se vivía en las casas.
    Jerónimo, no creo que "ese mar de sensaciones se empiece a secar", en ellas se crece y en ellas conformamos nuestro modo de ser y de estar en el mundo.
    Muy emotivos versos, que me han conmocionado por su realismo.

    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fanny.
      Si no te son ajenos estos recuerdos es porque algo te tocó vivir y entenderás mejor el poema.De hecho lo has explicado muy bien: "...alimentados con el cariño familiar para ocultarles la tragedia que se vivía en las casas" Y así era exactamente.Por eso esa etapa de mi vida yo la recuerdo con mucho cariño a pesar de que más tarde supe cual era la realidad de mi familia.
      Con el "mar de sensaciones" que termina por secarse me refiero a la pérdida de esa inocencia infantil donde todo era de color de rosa.Pero por supuesto que esos recuerdos perduran en el alma para el resto de la vida y ayudaron a formarte como persona.

      Un abrazo y gracias por tu presencia.

      Eliminar
  2. Un precioso poema, los recuerdos de la infancia son los que nos van formando y tú llevas en tu espíritu el candor que ha dejado aquella época. Tu buena esencia se nota en cada verso que nos entregas.
    Cariños….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que haya sido de tu agrado Oriana.
      Y sí,la infancia es una etapa fundamental para la formación del futuro adulto.

      Gracias por venir.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Precioso poema desde el principio al final. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado este poema de recuerdos, Rafael.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. He querido llegar a este balcón tuyo para disfrutar de tu poesía y de la niñez que en este poema has derramado.

    Aplausos. Un abrazo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por tu visita y por esos aplausos, Candela, estás en tu casa.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Que bonito recordar, y que orgullo el hacerlo así.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, en el fondo somos más pasado que presente o futuro.
      Gracias por tu huella, Misterio.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Una bonita historia con mucha dulzura expresan todos tus versos, donde el amor de la familia se palpa en cada estrofa.
    La España en blanco y negro como tu dices, la niñez la veía de colores, por lo menos es lo que me parece recordar, donde no nos hacia falta muchas cosas para ser felices.
    Me encantó Jero, son unas letras muy sentimentales.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la infancia es la etapa más importante de la vida porque según sea ella así vamos a ser y a comportarnos después.Por eso es tan importante el tener una infancia feliz, sin sobresaltos. Y yo la mía, a pesar de los tiempos, la recuerdo así, muy feliz. Como bien dices, no necesitamos mucho para serlo, solo cariño y poco más.

      Gracias Elda por tu opinión siempre sincera.

      Abrazos.

      Eliminar
  7. Tan altas las almenas, tan lejos esa infancia de dicha entre desdichas, tan poblados de risas nacidas de tu risa a pesar de los pesares.
    Y cuánto llena la vasija del recuerdo ese trasiego de comenzar a vivir rodeado de tanto sentimiento del bueno.
    Es emotivo hasta la médula; te felicito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo veas así, Marinel. Gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Este poema me ha emocionado, Jerónimo, y eso se agradece mucho. ¡¡que mayor riqueza que el cariño, el saberse querido, a pesar de esas estrecheces, esas de las cuales tu hablas sobre tu época infantil , de la tuya, de la mía, de la de tantos; creo que muchos de los que lean este poema se sentirán identificados, yo me he sentido identificada. Y ahora observo a mi alrededor y me apenas ver los pasos atrás que esta sociedad parece estar dando, me apena...

    Abrazos sinceros, aún sin conocerte

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra oír eso, Fina. No hay mayor satisfacción para el que escribe que comprobar que lo escrito llega al corazón de quien lo lee.Lo cierto es que la literatura es también eso, un hermoso vehículo para llevar emociones de unos corazones a otros.
      Y sí, cuando estamos perdiendo derechos y poder adquisitivo es cuando vuelve el fantasma de aquellos años duros que nadie quisiéramos volver a ver.

      Abrazos, Fina.

      Eliminar
  9. un poema testimonio desde tus propias vivencias
    desde tu apreciación más sentida
    desde tu pulso y signo reposado que el tiempo da
    la distancia necesaria para decantar

    la memoria social se condiciona facilmente, pero la memoria emocional
    esa se queda pulsando para no olvidar

    abrazos Jerónimo
    mil gracias por cada una de tus hermosas huellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Elisa, la memoria emocional no se pierde nunca, es como un signo de nuestra propia personalidad.

      Gracias a ti por pasarte y dejar tan bellos comentarios.

      Abrazos.

      Eliminar
  10. Siempre te hablé, Jerónimo, de las altas cotas que alcanzaba tu poesía cuando la derramabas sobre los dulces recuerdos del amor perdido, quizás se me olvidaba que también volaban a gran altura estos poemas en los que manejas con destreza de maestro otro tipo de nostalgia. Lo más hermoso es que nos haces partícipe de ese sueño y nos convence de una manera rotunda de la belleza sin límites de la gente sencilla que lucha y que ha quedado para siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verte por aquí de nuevo Enrique.
      Muchas gracias por tus siempre amables palabras para mis versos.
      Hay recuerdos que viajan con nosotros donde quiera que vayamos y hasta el final de los días, es inevitable.

      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  11. Jerónimo, tu poema es entrañable y profundo...Hago mío cada verso,donde se baña la vida, se renueva y sueña...Fuímos ricos en cariño, en risas y sueños y llevamos en el alma a aquellos que nos dieron su vida y su tiempo...Ellos permanecen en nuestra piel y en nuestro corazón...y escapan de vez en cuando a borbotones de risas y de sueños alzando almenas, que nos sostienen mirando el pasaje inolvidable de la infancia.
    Mi felicitación por tu calidad humana y literaria, que siempre nos deja huella...y nos impulsa a seguir escribiendo y recreando la vida.
    Mi abrazo inmenso y feliz domingo, Jerónimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto María Jesús, la infancia debería ser siempre así, una etapa llena de risas y de amor.
      Gracias por tus amables palabras.

      Otro abrazo para ti, amiga.

      Eliminar
  12. Recuerdos grabados en la memoria del alma, recuerdos que perduran en el corazón, preciosos versos, una entrada muy bella en homenaje a la infancia, al tiempo pasado, a tus padres, a tu familia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, me alegra saber que te ha gustado.

      Abrazos.

      Eliminar
  13. ¡Pero qué maravilla de poema!
    Me ha encantado. Te felicito
    Que dulce la infancia nos fue y cuán tan altas las torres y, qué alegría la del recuerdo de aquellos tiempos inocentes y sanos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que haya sido de tu agrado, Trini.

      La infancia es la base de todo lo que luego seremos en la vida.

      Gracias por pasarte.

      Abrazos.

      Eliminar
  14. Qué hermoso recuerdo desde el niño que queda dentro al adulto que narra su voz. Me ha encantado. Así, los niños,colorean con su presencia, con sus risas y su inocencia, todo el blanco y negro que cualquier época obliga a vestir, y los padres se miran en ellos. Precioso círculo de amor en tu familia.
    Encantada de haber leído tan hermoso poema, Jero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más hermoso que crecer rodeado de cariño.
      Gracias María José por tu preciosa huella.

      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  15. "Y era mi boca abierta y desdentada
    mostrando su rosada candidez,
    la que inyectaba fuerza y entusiasmo
    a sus negros destinos."
    Qué perfeccion y hondura en tus imágenes poéticas.
    Es un gran placer leer tu poesía.
    Enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Volarela, el placer es mutuo.
      Me alegra saber que te ha gustado este poema de recuerdos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Así es Omar, un poema cargado de nostalgia, sin duda.

      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  17. Ufff! Que belleza Jeronimo y que sincronia tengo con tus imagenes sobre la riqueza, sabes que estoy escribiendo mi proximo post y se llama justo asi (por ahora) Mi Riqueza, espero terminarlo hoy.
    Me encanta ese asomarse a la infancia, no en balde dicen que la infancia es privilegio de la vejez (y conste que no te estoy llamando viejo) tu me entiendes, espero, jajaja
    Un abrazote! y te felicito por tan precioso poema, todo una joya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo Natalia, aunque no me falta mucho :)
      Te contesto tarde, por lo que ya leí tu interesante post y me gustó mucho.

      Muchas garcias por tus palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Precioso, Jerónimo. De una ternura que acaricia los sentidos e invita al recuerdo.

    Qué nunca dejemos de contar balcones y siempre seamos ricos en abrazos y sonrisas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea Narci, hasta el final de nuestros días.
      Me alegra que te haya gustado.

      Abrazos.

      Eliminar
  19. que bonito ... me ha encantado, besitos
    feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cora, me alegro que te haya gustado.

      Abrazos.

      Eliminar
  20. Es precioso este recuerdo. Me ha encantado.

    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Preciosos versos llenos de emoción, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Hanna, me alegra que hayan sido de tu agrado.

      Un abrazo.

      Eliminar