domingo, 30 de agosto de 2015

Este extraño verano de silencios y cantos de sirena





Amanece.
El alba se sonroja.
Inhalo el nuevo día que me llega
con un intenso aroma de magnolias.
La aurora desparrama sobre el parque desierto
toda su magia
y un manto de esperanza
que se dejó olvidado la noche, para mí.
En el aire, dádivas de pureza
para mi alma, cansada de morir.


Mediodía.
El sol, desde lo alto, nos vigila.
Se incendian las ideas.
Y me da por pensar cosas extrañas...
¿es el amor más dulce que el olvido?
¿serán los sueños susurros de las almas
rechazadas un día por el amor?
Mediodía, silencio.
Mediodía, calor, deseo, siesta,
piel húmeda, pereza
incluso de existir, de ser persona...
Incluso de rendir tributo a la pasión.


A la tarde, las petunias dormitan y descansan
de su orgía con el sol.
Y una brisa, oculta todo el día,
asusta, de repente, a dos zorzales
que buscaban semillas entre el césped.
El alma se serena.
Las palabras comienzan a surgir
para un triste poema de besos y nostalgias.
Para un pobre poema
que se irá con el viento, como siempre,
en busca de tus ojos.
  

La noche me fascina,
desde niño.
¡Es tan bella la palabra crepúsculo!
¡Se ve tan insondable, tan secreta!
La noche se me antoja
una dulce utopía de la vida,
un fecundo vacío,
la lágrima postrera del dios Zeus
tras crear el Olimpo.
Es por eso, tal vez, que en la noche me pierdo
con frecuencia,
entre dulces delirios de grandeza
              o entre lánguidas notas seductoras
de cantos de sirena.



                                 julio 2011 (reedición)

                                   

 

 

 

 

 

 

 

 


 

22 comentarios:

  1. Cuatro momentos del día que reflejas de una manera magistral. Gracias por recuperar este escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. felicitaciones por esta reedición Joaquín
    el mar , el verano y las sirenas
    son conjunción seductora siempre

    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pd... uno entre las horas puede volar y bucear en escenarios
      las sirenas cuando cantan siempre dejan salitre en los huesos aún estemos a kilómetros de la orilla marina

      Eliminar
  3. Verdad es que cerca del mar se vive intensamente estos cuatro estados del día, cerca de él sentimos y nos volveros sirenas delfines o simplemente brisa, pero el mar todo lo tiene y hace cosas maravillosas cuando recorremos su tiempo. Un abrazo amigo marino de sentimiento.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que la noche haya sido generosa contigo.
    Besos, un placer leer tus letras.
    Buena semana, Joaquín.

    ResponderEliminar
  5. Desde la mañana a la noche cuántos sentimientos nos recorren...La pureza del alba, la pasión intensa del mediodía, la nostalgia de la tarde y los sueños de la noche que nos elevan a otras regiones...Un nacer y morir día a día con tu palabra profunda y mágica, que nos arrulla y emprendemos el vuelo, tan necesario, del espíritu.
    Mi felicitación y mi abrazo de luz por tu inspiración y sensibilidad, Joaquín.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Cada momento del día lo embellecen tus palabras de poeta, Joaquín; y sí, el poema llega volando hasta mí y me contagias de "esas cosas extrañas que te da por pensar al mediodía" y que luego se rumian en el silencio mágico de la noche.

    ¡Ya estoy de regreso y me encanta este encuentro con tus versos!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El día segmentado para cantarle ella desde el amanecer, el mediodía, la tarde y la noche. Siempre ella, viva y presente. Un abrazo. carlos.

    ResponderEliminar
  8. Mañana, tarde y noche envuelto en tus bellos versos.

    Un saludo Joaquín.

    ResponderEliminar
  9. Oye, qué rápido se me ha hecho la hora de dormir...
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  10. *hubo una tarde/noche
    f a s c i n a n t e
    que solo sabía desoir silencios:
    la colmaban filones de poesía.
    y era continuo su rumor, Joaquín*

    bss

    ResponderEliminar
  11. Deliciosos momentos del día nos dejas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena por tan bello poema. Ha sido muy bonito leerlo.

    Un abrazo y feliz Septiembre.

    ResponderEliminar
  13. Veinticuatro horas tiene el día, donde tu magistralmente como siempre, con bellas palabras cada hora las hace poesía. Me ha encantado. Un gran abrazo amigo

    ResponderEliminar
  14. Precioso, siempre es un placer leerte, hoy con el café
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hermoso poema donde recreas las horas del día. con tus bellos versos.
    Un placer para el alma.
    Un abrazo grande para un poeta.

    ResponderEliminar
  16. Es un placer leer tu poesía, Joaquín, y una vez más me deleitas. Gracias. Mi abrazo y felicitación más sincera.

    ResponderEliminar
  17. Vale la pena reeditar tan bellos poemas. Con un hilo poético, las horas del día se fueron hilvanando en un collar de versos, imágenes y sensaciones que son un placer leer.
    Muy buen fin de semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  18. Dicen que el amanecer es el momento mas bello del dia, pero tu poema hace de cada momento un instante de magia
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué belleza, apreciado Joaquín!
    Tan poético, tan exquisito, tan dulce, tan idílico, tan inspirado tu poema que hace encogerse el alma :)
    Cordiales saludos, un fuerte abrazo lleno de paz

    ResponderEliminar
  20. 24 horas intensas, donde despliegas tus versos acunando quimeras.
    Bellísimo querido Joaquin
    Cariños.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias a todos por vuestros amables comentarios.
    Aquí vuelvo tras un pequeño paréntesis.En breve volveré por vuestras casas a empaparme de poesía...

    Abrazos a todos y cada uno.

    ResponderEliminar