domingo, 25 de octubre de 2015

El viejo del parque





Lo veo cada mañana 
arrastrando los pies por la avenida, 
parando en cada banco, 
mirando para atrás mientras toma resuello 
como llamando al orden 
a todos sus recuerdos. 

Inseguras y torpes, 
sus piernas ya no avanzan como antes, 
apenas las levanta ya del suelo, 
con trabajo lo llevan 
a buscar un rincón soleado este invierno. 

Sus ojos ya no miran para ver, 
si acaso solo miran por mirar 
como pasa la vida por delante 
de su gastado cuerpo. 
Sus días se suceden como árboles 
al lado del camino 
desde un tren desbocado. 
Monótonos, iguales, 
sin un mínimo brillo desde el alba 
hasta el oscuro ocaso. 

Hace poco, me paré junto a él. 
Hablamos de la vida, 
del frío, del calor, 
de sus sueños lejanos, 
de dolencias y achaques, 
de la vil soledad...
en fin, de todo un poco. 
Al irme, me sonrió. 
Y nunca vi sonrisa 
más cálida y sincera.

Una mañana fría del último diciembre, 
eché a faltar al viejo.
Una ligera brisa desprendía 
de los dormidos árboles del parque 
las hojas amarillas más tardías.
Brisa que a mi se me antojó lamento 
cuando se hizo viento 
que enredó su pesar entre las ramas. 

Y el viejo ya no vino. 
Ni ese día ni el siguiente. 
El viento ya sabía 
que nunca iba a volver 
a buscar su caricia en el verano, 
a rehuir su furia en el invierno. 

El viento lo sabía. 
Se fue a buscar la paz donde los días 
dejaran de pasar ante sus ojos 
como árboles al lado de la vía.


44 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Creo que esa es la única verdad absoluta que existe.

      Abrazos

      Eliminar
  2. Tras el otoño llega el invierno...
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. mi padre es así, apenas camina
    arrastra la vida con cada paso
    gusta de dormir mucho y mantener la mente en blanco
    super liviano
    ha soltado todo
    incluso sus miedos y dudas
    ya todo le da lo mismo

    terminaremos así ?
    con ese dejo de apatía por el respiro
    o buscaremos insistir

    bello recorrido por la vejez Joaquín
    algunos ya la pisan otros nos queda aún algo por caminar

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cada persona tiene su forma propia de envejecer y pienso que es mejor aquella en que no se le pierde la cara a la vida,al menos hasta el final. Pero llegados a este punto de la vida, cualquier actitud es respetable.De lo que sí estoy seguro es de que todos al final vamos a necesitar más apoyo y cariño que nunca.No hay nada más cruel que un anciano solo al final de su trayecto, totalmente inhumano.

      Abrazos Elisa.

      Eliminar
  4. Bonita fotografía del bosque otoñal...
    Así es, nuestros mayores se van despacito con sus andares torpes...
    mientras otros lo hacen a toda velocidad...
    El ciclo de la vida, me gustó...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ciclo que nunca se detiene.Gracias Julieta por asomarte a estos paisajes...

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hermoso poema Joaquín, me emocionó la imagen, se parece tanto a mi padre que me pareció verlo a él.
    Tal ves el viejo este descansando en un parque del cielo entre sus amigos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, María Rosa, eso por ahora no lo podemos saber,aunque es hermoso imaginarlo...

      Gracias por tu presencia.

      Eliminar
  6. Emotivo, triste, pero tierno. Ese anciano que nos representa a todos nosotros fue feliz, esa compañía, ese afecto recibido, esa conversación, le hizo sentirse querido, entendio, vivo, valorado, y marchó feliz...
    Que tengas una linda semana, Joaquin

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final de la vida nos volvemos menos exigentes y, al igual que los niños, nos hace feliz casi cualquier cosa.La compañía para estas personas mayores es algo que no tiene precio y el poder dársela debería hacernos felices a todos.

      Gracias Fina por dejar tu huella en esta entrada.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Has conseguido conmoverme hasta la médula.
    Es triste la vida cuando ya sólo se espera perderla, más si es en soledad...
    Y la soledad se hizo viento soplando la pérdida.
    Hermoso y muy emotivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya llegado hondo el poema, Marinel.La vejez es una etapa de la vida por la que (ojalá) pasaremos todos y seguro que por entonces agradeceremos la compañía y la comprensión.Ahora nos toca a nosotros darla.Como bien dices,es una etapa triste pero sobre todo si la viven en soledad...

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Joaquín, nos dejas un homenaje precioso a la vejez...A esa vejez que se para en el camino a ver pasar la vida y sonríe como un niño...Es bueno pararnos junto a ellos y sentir sus límites, que nos acercan a la humildad, tan necesaria para desapegarnos de lo material y elevar el espíritu.
    Mi felicitación y mi abrazo de luz, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María Jesús, el hecho de estar junto a ellos nos hace mejores personas.
      Gracias por tus mensajes, siempre luminosos.

      Abrazos, amiga.

      Eliminar
  9. Es triste pero todos pasaremos por esos años, y qué decir de eso…
    Dicen que la vida te va preparando pero el día a día más de una vez se convierte en tristeza y desesperación a tanta soledad. Hay que vivir de la mejor forma que sepamos, la verdad nos asiste para lograrlo. Una entrada emotiva y bonita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sentimos a nuestro alrededor el cariño de los nuestros, la vejez será mucho más llevadera, sin duda.Es una etapa más de la vida, aunque sea la última, pero hay que saber asumirla con esperanza y valentía.

      Gracias Lola.

      Eliminar
  10. Mi querido amigo, llegar al ocaso de nuestra vida es bueno, señal que hemos vivido, si ese anciano que también describe, disfruto tanto como yo al leerte, entonces amigo te puedo asegurar que le mereció vivir... La vida es apasionante y no tenemos que tenerle miedo llegar a la vejez, si sabemos sacar lo mejor que ella nos ofrece. Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Enca, de nada sirve vivir con miedos.Hay que llegar a la vejez afrontando la vida como lo hemos hecho siempre, al fin y al cabo es una etapa más.Peor es no conocerla...

      Agradezco tu presencia y tus palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Me ha encantado tu poema de hoy. Yo soy de esas personas que adora estar con gente mayor y que cree firmemente que tienen mucho que contarnos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto,tienen toda la experiencia mucha sabiduría,habría que aprovecharla.

      Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Lo siento, se me olvidó advertírtelo. Mis hijos me han mandado a una residencia, en el otro extremo de la ciudad. El parque me pilla ya demasiado lejos. Además, sopla mucho viento por allí, y me acatarro.
    Emotivo texto, compañero. Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay,esos hijos,ya les llegará el turno a ellos,ya!

      Gracias Amando.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Muy emotivo tu relato, dotado de una sensibilidad a flor de piel, escrito por alguien que siente, que ama, que vive...un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estelas...me alegra saber que te ha llegado.

      Abrazos.

      Eliminar
  14. Un verso conmovedor y bellísimo. Muy emocionante.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Amalia.

      Abrazos.

      Eliminar
  15. Qué bello.
    Me has emocionado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amapola.me emociona esa emoción.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Árboles al lado de la vida! ...qué imagen tan bonita, no está mal esa manera de ver discurrir los minutos.. debe ser dura la vejez pero tan real y natural como la juventud o la madurez, cada etapa de la vida tiene sus luces y sus sombras ... si algo me doy cuenta a cada día que pasa es que esos momentos minúsculos que dedicamos a ... a quien sea, viejos, jóvenes, mujeres, niños.. desconocidos conocidos que en un momento nos cruzamos y con los que nos paramos es que volvemos a casa mucho más ricos y felices que cuando salimos... a mi meeencanta charlar con todo el mundo.. lástima de tiempo, si tuviera días de 100 horas .. me pasaría la vida de palique ... me ha gustado mucho tu poema, eres todo sentimiento y sensibilidad, se nota en todo lo que escribes y da igual la edad que tengas, tú no eres viejo... la vejez no va en el DNI, ni siquiera en el cuerpo, va en el cerebro ;)

    Un beso graaande con todo mi cariño JOAQUÍN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no lo soy...aún.Solo se es viejo cuando se tita la toalla ante el dasafío de la vida.

      Gracias María por todos tus mensajes en mis entradas,me aportan mucho.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  17. Me ha conmovido tu poema relato, Joaquín. Qué triste es la vejez y la soledad que conlleva la mayoría de las veces. Tú lo expones muy bien en tus acertadas letras. Lo defines perfectamente, amigo. Siempre es un placer leerte. Besos. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María,me alegra saber que te ha llegado el poema.Lo peor de la vejez tal vez sea la soledad,es cierto.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  18. Lograste emocionarme, Joaquín, con tu hondo y gran poema. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julie por sentir esa emoción al leerme.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  19. Qué poema tan precioso, tan profundo. Me ha encantado. Ese viento y esos árboles de la vía...
    Una joya de ternura y hondura.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saberlo Volarela.
      Abrazos y feliz semana.

      Eliminar
  20. Me has emocionado, por su cercanía, por su triste realidad, y porque todos llegaremos y todos conocemos a algún anciano que deja la vida que pase por delante de sus ojos y se aferra a la soledad. Qué triste toda una vida para terminar así los días.
    Yo espero estar rodeada de renacuajos, mi descendencia, aunque sea de vez en cuando, y así ya no serán todos los días iguales. Creo que hay que prepararse para llegar a esos momentos y que nuestra espiritualidad nos haga sentir en paz y sonreir a cada día que se nos regale, porque en lo más sencillo está lo más grande.

    Gran poema Joaquin, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Sandra,lo peor es la soledad en la vejez y hay que procurar evitarla por todos los medios.Rodeada de nietos seguro que ni la sentirás.

      Que tengas una bella semana.

      Eliminar
  21. Me entristece ver personas mayores y solitarias por el parque, muchas veces con la mirada perdida en sus recuerdos.

    Un abrazo amigo Joaquín y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,siempre es triste ver ancianos solos y desvalidos.La sociedad, a menudo, se olvida de ellos....

      Gracias por tu presencia Conchi.

      un abrazo

      Eliminar
  22. Cada vez son más... y más...
    Desnudos llegamos y así nos iremos.
    Somos solos.

    Besos, Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad Eva,"somos solos"...me encantó la expresión.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar