domingo, 2 de junio de 2013

Soneto XLIII (Metamorfosis)



                                                (Soneto continuo)

Estando yo a la sombra de un manzano
una tarde de abril ya calurosa,
observé que una bella mariposa
vino a posarse,cándida,en mi mano.

Mudarse en mariposa un vil gusano
deduje que es hazaña portentosa
y ante aquella criatura tan hermosa
me sentí enternecer,cual franciscano.

Y entendí que la cosa era curiosa
y pensé: ¡Qué distante el ser humano
de esta metamorfosis asombrosa!
¡Qué opuesto su progreso y qué lejano!

Y es que al nacer,nacemos mariposa;
llegada la vejez,somos gusano.


30 comentarios:

  1. Quizás las mariposas tengan una manera menos traumática de mutar de la que tenemos los humanos...

    Un soneto para reflexionar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible,no tienen mucho tiempo para experimentos las pobres.

      Gracias Trini.

      Eliminar
  2. Si señor, un soneto en toda regla. es bonito, acompasado y con un mensaje.
    Todo un lujo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Paco.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Perfecto como lo describes querido amigo. Aunque algunos son gusanos desde que nacen. Veanse banqueros y politicos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Karras,algunos no fueron mariposa ni recién nacidos...

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Me gustó este soneto, una búsqueda de paralelismos entre el mundo de las mariposas y nosotros los humanos, pero en este caso no sucede como en las matemáticas: " el orden de los factores no altera el..." Ya se que no es una frase poética, pero buscándole un análisis yo se lo encuentro y muy claro, porque en el caso nuestro, el orden esta con la cabeza hacia abajo.

    GUSANO........MARIPOSA
    MARIPOSA........GUSANO

    Vamos al revés, amigo Jerónimo, de mejor a peor, y saquemos las conclusiones que más nos apetezca...

    Abrazos

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo vi yo también Fina.Y es que el nuestro es un triste destino y lo peor de todo es que nosotros,los humanos,somos los únicos animales que sabemos que vamos a morir.
      ¡Eso sí que es gordo!

      Un abrazo y gracias por tu presencia.

      Eliminar
  5. Estupendo mensaje en un precioso soneto.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia por pasarte y dejar tu huella.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  6. La juventud es bellaza y lozanía, la vejez arrugas y experincia, pero seguro que no dejaríamos pasar al gusano.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no,seguro.

      Abrazos Ana.

      Eliminar
  7. Nacer para morir, ese es el lema de la vida... nacemos entre lozanía para morir entre canas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor es que somos conscientes de ello.

      Gracias María

      Eliminar
  8. Perfecto soneto al que has sabido darle ese párrafo final en los dos últimos versos para sacar una moraleja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es,un soneto con moraleja,como las antiguas fábulas de Iriarte.
      Gracias por tu presencia Rafael.

      Eliminar
  9. Me ha encantado, porque es bien cierto que vamos al revés. Nunca me había dado por pensarlo :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es,vamos de culo y cuesta abajo dicho en román paladino...jejejeje

      Gracias por tu huella.

      Eliminar
  10. Jerónimo, nos dejas una soneto brillante y reflexivo...Todos somos gusanos y ansiamos ser pájaro y mariposa...Quizá cuando nacemos somos esa mariposa, que ignoramos y llevamos dentro...y nos permite elevarnos en las letras,olvidando el gusano,que repta en el cuerpo...
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu bello e inspirado soneto,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Jesús.
      En el fondo nunca nos conformamos con lo que somos.

      Eliminar
  11. Bueno más que volvernos gusanos, nos comerán los gusanos. Jolin Jero que mala baba, jajaja.
    Me encantó el soneto amigo, y ya te he dicho otras veces las razones, pero te lo digo otra vez. Me gustan que se palpe el tema y que no sean encorsetados que fluyan con suavidad, me explico?porque la verdad es que ni sé explicarme.
    Te dejo un abrazo.
    Cómo venga y no lo hayas cogido, veras, que no está la cosa para desperdiciarlos, jajaja.
    Estoy como un cencerro y encima viejo apunto de ser gusano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he cogido Elda y te explicas de maravilla,gracias.
      En cuanto a la última línea,no estoy de acuerdo.Nadie es viejo,solo maduro.Y los maduros somos los más sabrosos...jajajaja

      Un abrazo,amiga.

      Eliminar
  12. Pues muy bonito soneto, dices bien de las mariposas, y de nosotros que al final somos gusanos, no me gusto mucho esto último aunque es verdad, pero más de uno antes de llegar a ser gusanito pasa por la etapa de capullo, y esa sí que es mala…
    Encantada de leerte me ha encantado de verdad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. hay quienes mueren gusano
    y otros siempre mariposas
    pero al final todos somos abono para la tierra
    una metamorfosis vital y necesaria

    buena jornada Jerónimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Elisa,el destino es el mismo para todos.

      Gracias.

      Eliminar
  14. Precioso soneto, lo he disfrutado plenamente. Enriquecedor y reflexivo. Mi cariño y felicitación. Es un placer leer tan bellas letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julie por tu lectura.
      Me alegro que haya sido de tu agrado.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Pues mira, me he tenido que reir con tus metamorfosis inversas. Ha sido divertido
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno,si te ha hecho reír,ya ha cumplido un objetivo,aunque no fue esa mi intención al publicarlo...

      Gracias y un abrazo.

      Eliminar