miércoles, 6 de mayo de 2015

El país de nunca jamás.







El siglo XVI español, junto con el XVII, pudo haber sido el siglo clave para lograr hacer de este país una gran nación ya que se dieron todas las condiciones para ello: riqueza económica, explosión cultural (Siglo de Oro de las artes y de las letras: Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús, Miguel de Cervantes, Góngora, Quevedo, Lope de Vega, Tirso de Molina,...Velázquez, Zurbarán, Murillo, El Greco, ...Juan de Herrera...) la creación del mayor imperio jamás soñado e incluso la hegemonía política en Europa.









Tras el descubrimiento y la "conquista" de gran parte del continente americano, España se puso a la cabeza de las potencias europeas gracias, sobre todo, al oro y la plata traídos (más bien sustraídos) de aquellas tierras. Pero los intereses de las clases dirigentes del momento no casaban con la idea de hacer de España un  gran país para todos los españoles sino más bien para unos pocos...¿os suena?. La ambición sin límites de esas clases dirigentes (nobleza y clero sobre todo) con el beneplácito o la indiferencia de los reyes, consiguieron que todas las riquezas del Nuevo Mundo pasaran a engrosar sus fortunas particulares o se dilapidaran en guerras inútiles y sangrientas contra los demás países de Europa con tal de mantener la hegemonía política a toda costa y con tal de imponer por la fuerza la religión católica al resto del continente desde la más cerril y ciega intolerancia.


                             


Todas esas guerras a lo largo de los siglos XVI y XVII terminaron por arruinar el país. Así, tras la muerte de Felipe II en 1598, comenzó la vertiginosa decadencia del Imperio Español con su hijo Felipe III y acabó por ser una realidad con Felipe IV y Carlos II, el Hechizado. Se puede decir que desde entonces no levantamos cabeza (no hay más que repasar la historia de España de los últimos tres siglos: XVIII, XIX y XX).Y que, al igual que el fantástico país de Peter Pan, este debería llamarse con más razón que aquel "El país de Nunca Jamás" ya que nunca terminamos de salir de la crisis de turno ya sea económica, política, social o de las tres a la vez.










Cada vez que parece que por fin vamos a levantar cabeza y a convertirnos en un país notable en el panorama internacional, ocurre algo que lo evita, bien de forma accidental (casi nunca) o bien porque a los que tienen el poder en ese momento no les interesa la prosperidad económica del pueblo ni la adquisición de derechos y libertades por parte de los ciudadanos, que es en definitiva lo que hace que un país sea de verdad grande y poderoso. El momento actual habla por sí solo. Tras tres décadas esperanzadoras después de una cruel dictadura de cuarenta años, volvemos a retroceder en bienestar económico, en derechos sociales y laborales y en libertades ciudadanas. Estamos de nuevo inmersos en otra crisis inventada (esta vez no solo en España) para que el pueblo siga siendo pueblo eternamente y no alcancemos nunca la categoría de ciudadanos libres en un estado democrático garante de todos nuestros derechos,que es como debería ser.











33 comentarios:

  1. Nos queda la libertad para poder expresarnos de la forma en que tan elocuentemente bien lo has hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo Armando que ni eso nos va a quedar.Por de pronto ya se aprobó aquí en España una ley que limita de forma significativa las libertades de manifestación y de expresión.Los ciudadanos la hemos llamado "ley mordaza",el nombre lo dice todo.

      Gracias por tu aportación.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Joaquín, una reseña histórica muy bien redactada, en un momento oportuno en el que tenemos unas elecciones a la vista y, con nuestro voto podemos escribir una nueva página de la historia que nos permita recuperar nuestra condición de ciudadanos con derechos y libertades que nos dignifiquen.
    Una cosa que parece tan sencilla y, sin embargo, se arroja el voto a las fauces de las fieras aun sabiendo lo que ya han devorado y lo que les queda por devorar.

    Necesitamos un cambio, y, si nos equivocamos, volver a utilizar el voto para desalojarlos del Poder.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuestra única arma Fanny,la papeleta que metemos en la urna.Pero me da la impresión que no es suficiente,al final unos y otros incumplen sistemáticamente sus promesas electorales con lo cual volvemos a perder cuatro años cada vez.Juegan con nosotros pero nunca aprendemos.

      Abrazso y gracias por tu opinión.

      Eliminar
  3. Interesante toda la información que compartes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María,me alegra que lo hayas visto así.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. La historia nos enseña. La política olvida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros no escarmentamos...

      Gracias Noel

      Eliminar
  5. Muy interesante tu resena historica. Como dijo alguien por ahi que no recuerdo, "el poder absoluto, corrompe absolutamente"
    Un abrazote y gracias por compartir tus inquietudes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Natalia.Al menos,cuando son varios los partidos que comparten el poder,tenemos más posibilidades los ciudadanos de no ser engañados.

      Gracias a ti por tu lectura y opinión.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Una mirada critica a la historia, la tuya, Joaquín. "Homo Sapiens corruptos" y "el cuento de nunca acabar" podría ser una definición.
    Un abrazo
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, serían dos buenos titulares para una crónica política de este país,Fina.

      Gracias.Abrazos.

      Eliminar
  7. el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra y no entiende que las piedras no son para tropezar sino para Construir , pero bueno... es lo que hay

    abrazos y buena jornada Joaquín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,es lo que hay y lo que lleva siendo siglos y siglos.Ellos a vivir a lo grande y nosotros a quejarnos una y otra vez sin conseguir cambiar nada.Así es esto al parecer.

      Abrazos Elisa y buen fin de semana.

      Eliminar
  8. Lo has reflejado maravillosamente.

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  9. Estupenda entrada y muy bien configurada...el hombre con sus errores, no cesa de tropezar infinidades de veces en la misma piedra, somo incorregibles, sería tan fácil...pero la avaricia lo destruye todo.
    Gracias por refrescarnos la memoria.
    Un abrazo Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la razón,la avaricia y la ambición sin límites.Al menos que seamos conscientes de ello y sepamos quienes son los que nos gobiernan.

      Gracias Carmen

      Eliminar
  10. ESta gente esta consiguiendo que me averguenze de ser español Joaquín.
    ES que no doy credito (ya hablo como una caja de ahorros) a lo que está pasando y a como manipulan los pobres intelectos del pueblo.
    digo pobres en el sentido de la poca gana de esforzarse en pensar por un minuto de que el verdadero poder está en manos del pueblo que si quisiera ya se habría sacudido estas pulgas hace tiempo.
    Mierda de política y mierda de religiones.
    Un abrazo ya estoy cabreado todo el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Karras,no te lo tomes tan a pecho que al final eres tú el que sale perdiendo y ellos de rosita...jajajajaja.Pero es muy cierto lo que dices,parecen empeñados en que olvidemos eso tan importante y fundamental de que,en una democracia, el poder reside en el pueblo soberano.Ellos lo han olvidado,no les interesa.Pero nosotros no deberíamos olvidarlo nunca.

      Gracias por tu valiosa aportación.

      Que tengas un bello fin de semana.

      Eliminar
  11. Una estupenda lección de historia, y escrita con la categoría que tiene tu pluma, pero al leerte parece que aquí estamos todos con la cuerda al cuello, y que hemos vuelto la época de la dictadura. Sea la época que sea y la que será, siempre pasará lo mismo, unas veces con unos y otras veces con otros, la economía irá mejor y otras peor, porque mientras exista don dinero, el hombre más integro se volverá corrupto... ¿y qué podemos hacer?.
    Hablar por hablar, porque no sé un pito de política, ahora, me encantaría ver a los que parece que tenéis las cosas tan claras de como solucionarlas... en el poder, jajaja.
    ¿A qué te chincha lo que digo? jajaja, pues no te chinches, porque a mi lo que me gusta es como escribes.
    Un abrazo Jero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elda,sabes que me encanta discutir contigo de estas cosas porque con la polémica se aprende por ambas parte.
      A mí ni me vale aquello de que "siempre ha pasado" y de "qué se le va a hacer".Si nunca hubiera ocurrido una revolución como la francesa,estaríamos todavía en Europa muertos de hambre bajo el poder absoluto de los reyes.Si no hubiera sido por la lucha de tantos y tantos trabajadores contra el poder de los patronos,nunca se hubieran alcanzado los derechos laborales y sociales que ahora nos quieren quitar de forma gratuita y con el mayor descaro.Por tanto,si algo nos ha enseñado la historia es que sin lucha no se consigue nada porque los que tienen la riqueza y el poder jamás regalan nada a los demás,al contrario,nos utilizan para enriquecerse ellos más aún.

      Es posible que no estemos "todavía" con la cuerda al cuello ni en un régimen de dictadura,pero yo te garantizo que si vuelven a ganar las elecciones los que nos gobiernan ahora,no nos va a faltar mucho para estar todos colgando de ella.

      Yo sí tengo las cosas claras y sí sé como se solucionarían los problemas,es más simple de lo que crees.Sólo hay que cumplir y hacer cumplir las leyes (y por tanto la Constitución), aplicar la justicia sin tener en cuenta quién es el delincuente y no permitir ni la más mínima sombra de corrupción en ningún político o alto cargo que maneje dinero público.Cuando tengamos un gobierno que aplique estas tres normas básicas y elementales,se solucionarán todos los problemas de este país.

      Gracias por tu opinión,siempre interesante,aunque no la comparta en muchos casos.Ya sabes,me encanta el debate,no todo va a ser poesía :)

      Un abrazo y buen finde.

      Eliminar
    2. Tu si que sabes amigo, pero no ten pongas tan serio.
      Habrías sido un excelente gobernante con esas ideas (que son las que tienen que ser), lástima que no hayas llegado a la política, aunque alomejor por el camino, las cosas tan claras se enturbian un poco, ya sabes que los toros (aunque no seas taurino), se ven mejor desde la barrera.
      No sufras Jero, la vida son dos días y nos queda medio.
      Un gran abrazo y disfruta siempre.

      Eliminar
  12. Joaquín, al hombre lo pierde siempre el egoísmo y la ambición de poder y más si gobierna...Por tanto es cuestión de principios y valores, ya no de partidos...El gobierno que ejerza como tal debe ser consecuente con la Constitución y aplicar las leyes...Debe ser transparente y sobre todo ha de servir al pueblo...¿Lo conseguirá...? Es muy difícil, porque tiene influencias de dentro y fuera de Europa...De todas formas, tengamos esperanza en que se tomen en serio lo que hacen y sean honestos...
    Mi felicitación por tu rotunda claridad y cercanía con todos. Mi abrazo siempre, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave es "que sean honestos".Si solo eligiéramos gobernantes honestos,aunque solo hubiera dos o tres,el mundo sería de otra forma (ahí está el ejemplo de Uruguay y Mújica).Pero para que eso ocurra,los primeros que tenemos que ser honestos somos nosotros,los ciudadanos.Si no es así,no debemos quejarnos,tenemos lo que nos merecemos...

      Gracias María Jesús por tu lectura y opinión.

      Abrazos.

      Eliminar
  13. Una gran entrada. Esto es lo que tenemos y así nos va. Y cuanto más atrás miremos, más conscientes deberíamos de ser de lo que hemos tenido y lo que repetimos, y así intentar evitar hacerlo otra vez.
    Las urnas... dice ahora la gente, y yo cuando lo oigo siempre pienso lo mismo: la esperanza es lo último que se pierde
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto,no hay que perder la esperanza en un mundo más justo,al contrario,cada uno debemos poner nuestro granito de arena para que se haga realidad.Por eso es tan importante saber a quién le estamos dando nuestro voto.

      Gracias por tu presencia y opinión.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Nos has hecho un rápido repaso por nuestra historia y ha bastado para darnos cuenta que todo se repite, no se escarmienta con lo que ha sucedido siglos atrás, la ambición es mucho más poderosa, no tiene límites, poco importa lo que les pasa a los demás mientras las arcas de unos pocos estén repletas.
    ¡Lástima que no se despierten las conciencias de los que tienen el poder y miren un poco más por este pueblo que aún no ha perdido la esperanza!
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que se les despierte nada Kasioles,no están por esa labor.Pero sí podemos hacer que despierten de su ambición echándolos del poder y llevando ante la justicia a aquellos que han cometido algún delito aprovechando el poder que les dieron los ciudadanos.En el fondo,somos nosotros,los ciudadanos los que los ponemos y los quitamos.

      Gracias por opinar.

      Abrazos.

      Eliminar

  15. Por decir algo voy a decir que es una pena que todo se repita, que la historia (antigua y moderna) de España esté llena de ladrones, o chorizos mejor dicho. Y que roben no sólo dinero, sino derechos, o lo que se les ponga por delante. Gente sin escrúpulos
    Me ha gustado como lo escribiste, gracias, un placer leerte siempre, también tu poesía.
    Abrazos, buenas noches

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Ío por acercarte a estas páginas.
      La última palabra en un sistema democrático la tiene el pueblo.A ver si somos capaces de elegir bien y echar del oder a todos los corruptos,sean del partido que sean,

      Abrazos,amiga.

      Eliminar
  16. A España le dio desde siempre por darle la espalda a la Modernidad... Cuanto más creímos en sus luces más se llenó de sombras.
    Esperemos que esta vez superemos el ostracismo, y nos lancemos a un cambio.
    Quiero esperar que algo hayamos aprendido.

    Besos, Joaquín.

    ResponderEliminar
  17. En eso estamos Eva,alguna vez tenemos que aprender para dejar de ser lo que hemos sido siempre,un país con miedo a los cambios y anclado en las tradiciones más rancias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar