lunes, 26 de noviembre de 2018

Espejismo




Llegaste a mi vida desde el desamparo
de un mundo sin alma que ataba tus manos,
venías sonriendo, con miedo en los ojos,
buscando el calor que abriera tus alas.

Creíste que yo podría ser la llama
que obrara el milagro de tu eterno vuelo,
pero no sabías que el frío de mi alma
era aún más frío que el gélido hielo.

Te acogí a mi sombra sin un plan previsto,
sin pena ni gloria, sin táctica alguna.
Pasaron los días y no cambió nada,
tan solo dejé de hablar con la Luna.

Pues eran tus ojos los que me alumbraban
en noches oscuras de lluvia, de viento
y era tu belleza de diosa cercana
la que me llenaba de gozo por dentro.

Celebré el triunfo sin triunfar en nada,
por el solo hecho de verte a mi lado.
Creí que la vida me daba un abrazo,
que era de justicia lo que fue un milagro.

Nadie me engañó, me engañé yo solo,
porque obvié tus ojos abiertos a un sueño,
porque no besé tus labios rosados,
porque nunca, nunca te dije “te quiero”…


20 comentarios:

  1. Belleza de poema Joaquín, lo he sentido mío, somos muchos los que nos podemos ver ahí reflejados en este hermoso poema.
    Feliz lunes.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  2. pues los errores se pagan caro
    y las omisiones peor


    un poema valiente en donde la voz hablante reconoce la derrota
    de una vida impávida

    felicitaciones por tu trabajo creativo

    abrazos Joaquín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa.
      Cierto,los errores siempre terminan pasando factura,todo tipo de errores.Pero son inevitables,somos humanos.

      Abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  3. Quizás tu protagonista lo que hizo mal fue dejar de hablarle a la luna.
    Un poema bellísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea así,hablar con la luna de vez en cuando sana por dentro.

      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  4. El arrepentimiento no resuelve

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Un buen poema, Joaquín. El poeta mira en perspectiva y se confiesa con claridad y entrega. La vida nos ofrece cada día un regalo, que no siempre sabemos valorar y ver, hasta que no lo tenemos...Y seguimos aprendiendo, a tropezones, a amar de forma incondicional...
    Mi felicitación y mi abrazo, poeta.
    Feliz semana, Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª Jesús por tu acertado análisis del poema y de la vida.
      Mi abrazo y mis mejores deseos para el nuevo año.

      Eliminar
  6. Aún estarás a tiempo de rectificar, seguro...

    bello y romántico. Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sin duda, un gran poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bonito poema, para un espejismo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un beso, un abrazo, un te quiero y más... Somos muchos los que en alguna parte de nuestra vida hemos cometido tamaña omisión.
    Saludos, Joaquín.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Joaquín!

    Como tens passado? Yo, bién, felizmente.

    Estoy muy feliz por conseguir aceder a este teu blog y comentar. Antes, no lo conseguia.

    Sabes o k me apetecia - sonrisas? Besar tu poema y yo ser a autora dele.

    Para k querias tu la luna, si tenias la luminosidad dos ojos de tu amada? Por veces, tu eu-lírico me parece duro, cruel, miesmo. Pobrecita, nunca beijaste sua lábios rosados y nunca lhe disseste TE QUIERO, TE AMO. Ah, poeta, poeta, que escreves tão a mi gosto!

    Besos con carino y no esqueças mi blog. Gracias!

    ResponderEliminar
  11. Un bello poema Joaquín.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Feliz Navidad. Mis mejores deseos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Fuerte abrazo Joaquín. ¡Feliz Noche!

    ResponderEliminar