viernes, 17 de mayo de 2019

¡Perversa primavera!




¡Oh, joven primavera que regresas a mí, sombra inerte, sin alma!
¿Por qué volver de nuevo a esta tierra maldita
dónde los que te ignoran ganaron la partida?
¿Por qué te empeñas –dí- en llegar tan bonita
a un mundo tan feroz, tan bajo, tan rastrero?

 No intentes, primavera, seducirme de nuevo
con tu perfume caro de joven cortesana.
No me tientes, no digas que la vida es hermosa.
No me cuentes mentiras, que luego me entristecen
como aquellas de entonces cuando todo eran risas
y el aire tan suave como tu pelo-hierba.
¡Malvada primavera que, con tu taconeo de inocente gitana,
más que una gentil diosa a mí te me asemejas
a una vulgar ramera con la cara pintada!

¿A qué vienes de nuevo con tu sonrisa dulce,
con tu mata de pelo,
con tu traje de flores avergonzando inviernos?
¿Acaso a seducir a ingenuos poetas,
de los pocos que quedan vagando por el mundo?

Un día me engañaste con tu aliento cercano.
Lograste seducirme con tu perfume caro
haciéndome creer que el amor existía
para luego dejarme tirado sobre el barro
del más oscuro y frío de todos los inviernos
cuando ella partió.
Por eso ya no creo en tu falsa sonrisa,
ni en los trinos perversos de tus pájaros locos.
Abrazarte fue un sueño tan real y profundo
que, al despertar, el llanto,
inundó de pesares tus idílicos campos
alfombrados de flores.

Ahora ya no te creo.
Eres sólo un espectro vestido de colores.
Un sueño pasajero que duerme los sentidos.
Una falsa caricia que clava sus puñales
en pechos generosos,
provocando con ello mil heridas granates
sobre esperanzas verdes,
al igual que tus campos de amapolas y trigo.

¡Ay, bella primavera!
¡Cómo me gustaría sentirte  como antes -como entonces-
cual feliz mensajera de dicha y armonía!
¡Cómo me gustaría recibir tu calor
con los brazos abiertos , con mi mejor sonrisa!

Pero…¡es tan tarde ya para tanta quimera!






31 comentarios:

  1. así es Joaquín
    el reloj del cuerpo no se detiene ni se cambia por que una primavera asome

    buena jornada , abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto,ya no...por desgracia.Aunque ganamos en realismo,no hay mal que por bien no venga.

      Gracias por pasarte Elisa.

      Eliminar
    2. MIL GRACIAS Joaquín por cada una de tus huellas, has sido un regalo precioso :) gracias por tomarte tiempo en leer a esta palabrera chilena

      abrazos y colores :)

      Eliminar
  2. Hola Joaquín, esa primavera efímera, la que se nos va de la mano, casi sin darnos cuenta, ya,no volverá.
    Me ha gustado este poema.
    Feliz tarde y finde amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen,lo mismo te deseo,feliz finde y feliz primavera.

      Abrazos

      Eliminar
  3. ya casi no la tenemos


    verano e invierno es nuestro sino

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es,los extremos se tocan y nos llevan con ellos.

      Saludos Noel

      Eliminar
  4. ...y el poeta se enoja con una inocente primavera personificada...
    Y se asustan las flores, y se esconden los pájaros y las mariposas y
    suspiran con tristeza los enamorados... Pero queda el otoño...

    Un gran poema, Joaquín. Sonrisa y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,el otoño al menos no engaña con falsos adornos,sólo suaviza los días y las emociones.
      Gracias Socorro.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Es un bello poema, tal vez no sea la primavera la culpable, y seamos nosotros los que no vemos, ni apreciamos sus colores.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mariarosa,pues aunque el poema habla de enojos y nostalgias dolorosas,la primavera siempre debe de ser bien recibida.

      Gracias por tu lectura.

      Eliminar
  6. Siempre encontraremos una nueva primavera, hasta en el olmo seco... como le ocurrió a A. Machado. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Julio. Saludos y salud.

      Eliminar
    2. Julio,intenté dejarte un comentario en tu blog sobre la entrada Fedra pero se complicó la cosa.Me piden una contraseña que perdi y al velo tan complicado,abandoné.Te dejo aquí el comentario por si vuelves por aquí:

      "Yo,en este tipo de adaptaciones,lo que veo es confirmo una y otra vez que en la etapa griega está contenido todo,que fue un periodo cultural sublime y fundamental del que toda Europa y el mundo entero ha bebido a través de los siglos.Se puede decir que la cultura clásica griega es el origen de todo el pensamiento y el arte posterior y que,a las pruebas me remito,sigue siendo de una vigencia enorme lo que la convierte en inmortal y eterna.
      Me gustó tu síntesis de Fedra,Julio."

      Saludos

      Eliminar
    3. Entré buscando la primavera y apareció con la doble sorpresa de tu poema y tu comentario, Joaquín. Muchas gracias por ambos, poema y comentario.
      A ver si tienes suerte en el próximo intento con las contraseñas, aunque no sabía que para entrar en mis cuadernos las pidieran¿? Gracias, de todos modos. Salud.

      Eliminar
  7. Versos recriminantes a la primavera, que infiero, se deben a que ella venga a deslumbrar los ojos, de quienes no se merecen tan bello florecimiento, por sus conductas desobligantes con lo justo y políticamente moral. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien todo el poema es un reproche a una primavera que antes ilusionó al poeta hasta embriagarlo con sus atractivos pero que luego llegó la decepción por no cumplirse las expectativas prometidas.
      Me alegra saber de ti Carlos. Gracias por tu lectura y comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Tal vez nunca sea tarde.
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  9. Bueno bueno Jero, vaya rapapolvo tan bellamente expresado le echas a la primavera, esta mensajera de los bellos y frescos colores aunque efímera como las flores de temporada, pero que deja un perfume maravilloso aunque solo sea para recordar mejores tiempos, esos que en nosotros se hicieron casi invierno y ya no hace juego con esta estación hermosa.

    Tu obra, una belleza amigo que me gustó mucho leer.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,ya se lo iba mereciendo después de tantas primaveras coloridas y estimulantes.Es cierto,los años no perdonan aunque en el fondo sigamos siendo jóvenes por dentro.
      Gracias por pasarte Elda.

      Eliminar
  10. Amigo, tu nostalgia siempre la hace bella y la prueba de ello es este hermoso poema. Como siempre encantada de leerte de nuevo.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enca,agradezco tu presencia en mis letras.

      Abrazos

      Eliminar
  11. Comparto el comentario de Mariarosa, Joaquín. La primavera siempre es, como la vida misma. El cómo la vivamos ya es cosa nuestra.

    Fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ernesto,de eso se trata.Ocurre que el vicio de los humanos de personificar todo, nos lleva a apropiarnos hasta de la Naturaleza para justificar nuestras frustraciones y fracasos.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  12. Bellísimo y profundo poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. En cada época de nuestra vida, hay una nueva primavera, sonrío...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Julieta,así debería de ser.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  14. Cuando éramos primavera la vida nos sonreía...
    La echo de menos.

    ResponderEliminar
  15. Nunca es tarde mientras tus versos, de pétalos perfumados, nos inunden de primavera la Poesía.
    Y que por muchos siglos siga haciéndole un guiño a los amantes y a los locos.

    Besos primaverales, siempre, siempre, siempre...

    ResponderEliminar