sábado, 1 de mayo de 2021

Madrid

 

He pisado las calles de Madrid
con veinte y pocos años y no obstante,
 nunca supe abrazarme a su cintura
de ardiente y generosa cortesana.
 
Deambulé por sus calles elegantes
sin ningún plan previsto, sin proyectos,
sólo por el placer de pasearlas
cual pájaro perdido en la tormenta
perfecta de la ansiada transición .
 
De todas las mujeres de Madrid
me enamoraba yo cada domingo,
pero a ninguna supe nunca hablar
del fuego que quemaba mi existencia
de poeta perdido entre unas nubes
que amenazaban lluvia de lamentos 
para el resto de mi utópica vida.
 
Luna, sueños, miradas y sonrisas
en las tardes serenas de domingo
eran todas mis metas por entonces.
Mientras, ellas, ignorantes de mi,
compartían el amor que les quemaba
con aquellos amantes que tuvieran
más cerca de la tierra que los míos,
los pies, las pretensiones, las ideas.
 
He pisado las calles de Madrid
en la flor de mi vida y, sin embargo,
no supe emborracharme de su néctar
de ciudad epicúrea y profana,
cosmopolita, joven y gentil.
 
 Aún así, en noches como esta
de otro domingo muchos años después,
con las chanclas carcomidas del tiempo
y envuelto por la magia de Luigi Boccherini,
vuelvo a pisar con la ilusión de entonces,
en busca de los sueños que me dejé olvidados,
las seductoras calles de Madrid.
 





9 comentarios:

  1. Madrid está de enhorabuena.
    Otra belleza engrandeciendo su nombre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bello poema que relata vivencias compartidas. Las de Madrid, no la de poeta, que si bien romántico, nunca casé una rima.

    Llegué con menos edad que tú, aunque con los años, no tantos, eso de las mujeres enamorado, las tardes de domingo y las calles sin plan solo por pasearlas, practiqué largo tiempo...

    Luego ya de joven adulto, otras ciudades y sus entrañables calles, fueron moldeando esta ola de vida.

    Abrazos Joaquín.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho. Tu poema deja ver ese joven "enamorado" por ese entonces de todas las mujeres que dejo pasar muchas cosas, y luego de los años retorna encontrando además de los gratos recuerdos ,la belleza del lugar y los poetiza de una forma tan enriquecedora para nosotros. Muy bonito Joaquin. Te dejo un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hermoso homenaje poético. Saludos amigo Joaquin.

    ResponderEliminar
  5. Cada ciudad se pinta de claroscuro matiz, todas tienen algo de Jerusalén y de Sodoma

    Abracitos colorinches 😺

    ResponderEliminar
  6. Que bello poema, Madrid agradecida de tu arte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Por lo mucho que quiero a Madrid, agradezco tus letras tan hermosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué mejor homenaje a Madrid que un poema tuyo, Joaquín, y además, con la maravillosa pieza de Boccherini.
    Como madrileña, gracias por ello.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. En el amor nunca se pierden los bríos - a pesar de las vicisitudes y avatares que lo truncan, o dejan en la conquista el sabor de una derrota- para la reconquista. Buen guerrero el poeta de estos versos, que a pesar de los año embiste con casta de miura. UN abrazo, maestro.
    Carlos

    ResponderEliminar